domingo, 9 de septiembre de 2012

"LA NUEVA GENERACIÓN MASÓNICA Y LOS MASONES A CONTRA-PELO..”


Fermín Vale Amesti
(Álbanashar Al-Wâli)

A la NUEVA GENERACIÓN MASÓNICA que ya surge entre nosotros como la Estrella que anuncia la Aurora de un NUEVO AMANECER. QQHH "que el día esclarezca y el Lucero de la Mañana surja en vuestros Corazones..."
El Autor

"La Luz resplandece en las tinieblas, pero si el hombre está privado del uso del órgano propio para aprehender esa Luz Interior, ésta será para él tinieblas, mientras no recupere la mirada del Corazón y del Espíritu."
L.C. Hooghvorst

La Masonería de Tradición tiene claramente discriminado lo que es Iniciático y lo que es Profano, o lo que es lo mismo, lo Sagrado y lo Profano. Se denomina PROFANO a quien no ha sido Iniciado en nuestros Misterios y por lo tanto permanece "fuera del Templo" o fuera del ámbito de lo Sagrado que, por cierto, no es monopolio de la Religión. Para nosotros, lo Sagrado designa aquello a lo cual cada uno consagra con devoción y respeto lo mejor de su propio ser, porque lo considera como el Valor Supremo, y que viene a constituir por lo tanto una actitud de consciencia, una conducta de sentido trascendente y profundo. El Iniciado es, por consiguiente, el que ha tenido acceso a la Sacralidad y se ha despojado de la condición y mentalidad profanas.

Es obvio por lo tanto, que quienes han sido Iniciados en nuestros Misterios, no pueden ni deben seguir siendo profanos: deben y tienen que pensar, sentir y actuar como INICIADOS. Desafortunadamente, son legión los que a pesar de haber sido Iniciados, continúan siendo profanos porque piensan y actúan como tales; todo cuanto dicen o hacen está totalmente "teñido" de ideas, imágenes, costumbres y expresiones típicamente profanas, y al tener la pretensión de hacerse pasar por lo que no son, hablan de cosas que ignoran o de las cuales se hacen una idea a la medida de su incapacidad de comprender su verdadero y real significado, pero lo que resulta aun peor es que no se aperciben de lo que hay de contradictorio en su manera de pensar y en su conducta.

Es precisamente esa manera profana de pensar y de actuar lo que los convierte en "Masones a contrapelo", porque su inclinación natural profana los pone contra el curso o modo natural de lo Iniciático y Sagrado, razón por la cual los convierte de hecho en factor deformante y anti-Tradicional, en fuente de trastornos y de confusión por la preponderancia de las ideas totalmente extrañas a la Masonería, de tal manera que las actividades más exteriores y banales son consideradas por ellos como si formaran parte de la Masonería, hasta el punto de que hay quienes llegan a no ver en ella otra cosa que una sociedad benéfica, un Club o un Sindicato; todo ello cargado de un sentimentalismo enfermizo, con visos de "moral" a su manera o de un "patrioterismo" pueril; en tanto que lo MEDULAR, lo TRADICIONAL e INICIÁTICO es echado por la borda, es deformado, combatido y hasta eliminado.

Ahora bien, como ese tipo de "masón" es el que se ha convertido en la mayoría en casi todo el mundo, a partir del gran cisma, deformación y degeneración que se originó en 1717, hoy día, los Masones de Tradición, fieles seguidores de la verdadera y Real Masonería Iniciática, constituyen una selecta minoría que guarda celosamente las prístinas Enseñanzas Antiguas, libres de alteraciones, modificaciones adulterantes y profanizadas; minoría que representa con dignidad la AUTORIDAD ESPIRITUAL y la ORTODOXIA. La mayoría lo que detenta es EL PODER, y al no existir en ésta última ni el menor vestigio del Conocimiento Iniciático, surge el "impasse" entre la mentalidad profana de esa mayoría y el sector minoritario, aunque CUALITATIVAMENTE superior en Conocimiento.

Es precisamente ese tipo de Masonería deformada la que a partir de 1717 constituye una RUPTURA con la TRADICIÓN INlCIÁTICA, una "escisión" entre lo Sagrado y lo Profano, y la que hoy constituye una masonería "sui-géneris", que en lenguaje más popular hemos definido como "Masonería chucuta" o "Masonería a contrapelo", por cuanto está más cerca de constituir un Club Social, una Sociedad Benéfica o cualquier otra cosa, menos una Escuela Iniciática de Misterios Menores, porque la obnubilación mental es tan fuerte que no permite ir más allá de los simplistas conceptos profanos, todo lo cual ha venido convirtiendo a la Masonería Moderna o Especulativa en un cuerpo sin alma, en un mero esqueleto a punto de desintegrarse; a tal extremo, que ya no les queda más por desvirtuar, desfigurar y profanizar. En síntesis: se ha revertido el Orden en CAOS, y después de haber brillado en extensión la Verdadera LUZ MASÓNICA, hoy está absorbida en las tinieblas, porque esos masones a contrapelo se han "fabricado" una masonería totalmente exotérica que se niega rotundamente a todo cambio cualitativo y a toda reforma para mejorar, pues no hacen ni dejan hacer, manteniendo a la Orden en una especie de "hibernación provocada", con visos de prolongación indefinida; pues quien no hace deshace. No hay medias tintas en este asunto: o se es un INICIADO o se es un PROFANO, pues pretender actuar como profano en el dominio INICIÁTICO convierte a quienes así proceden en evidentes factores de la contra-iniciación. "Quien no recoge, derrama..." ¿Habremos llegado ya al "punto del no retorno"? ¿Terminará esa deformada Masonería por convertirse en puro y simple MASONISMO Jesuítico, o se impondrá el Anglicanismo? El tiempo lo dirá. Y no es muy difícil vaticinar lo que fatalmente ocurrirá, si lo que hoy resta de Masonería no es ya sino una caricatura de la Antigua y Real Masonería de Tradición, una INVERSIÓN DE TENDENCIAS, es decir, una ANTI-TRADICIÓN, que como antes dijimos, ya roza los límites de lo CONTRA-INICIÁTICO, invadida como está por la gran ola profanadora que ya acusa los síntomas de ser un elemento colectivo e irracional que reduce toda Jerarquía a los más bajos niveles y que dirige sus fuerzas en un sentido opuesto a las del Principio animador y ordenador originario; suplantación e inversión que conduce a la interpretación errónea y desviada de los Símbolos Tradicionales, lo que viene a convertirse por lo tanto en una USURPACIÓN y una tosca y simple FALSIFICACIÓN, en un sincretismo contradictorio e incoherente que ya no permite valorizar ni los más insignificantes vestigios Iniciáticos de la Tradición.

Como lo apunta René Guénon: "cuando los profanos -o los que habiendo sido Iniciados continúan pensando como profanos - se apropian de un símbolo que ellos son incapaces de comprender, lo desvían de su sentido y hacen de él una aplicación ilegítima, no por ello ese símbolo deja de ser en sí mismo aquello que él es verdaderamente." (Cf. "Aperçus…”, Cap.XLII).


LOS DIVERSOS TIPOS DE MASONES MODERMOS

Como resultado de la casi absoluta falta de conocimiento de lo que realmente es la Masonería, es decir, debido a que simplemente se ignora que la Masonería no "nació" en Londres, sino que se trata de una Antiquísima Escuela Iniciática, y precisamente por carecer de Instructores calificados, cuando un profano se Inicia es dejado a la deriva, no se le instruye ni se le informa absolutamente nada en relación con los MISTERIOS MASÓNICOS, el recién llegado continúa siendo un profano a pesar del Rito y de su "vestimenta", porque su manera de pensar y su horizonte intelectual no le permiten darse cuenta del profundo Simbolismo y Enseñanza que subyace en todo cuanto lo rodea. Como es de esperarse, el nuevo "masón en ciernes" se fabrica a su antojo la definición que más le plazca y hará de la Masonería lo que le venga en gana. Como a su alrededor encontraré otros tantos despistados como él, entonces tendremos tantas "definiciones" y "opiniones" personales como “opinadores” existan. Lo peor de todo eso es que semejante embrollo de opiniones será calificado como "libertad de opinión" o "derecho a disentir", etcétera. Es así como escucharemos expresiones sorprendentes como las siguientes: "Yo soy cartesiano, y no concibo absolutamente nada que no sea producto de la razón." O "Yo soy un materialista dialéctico", etcétera. ¿Se habrán preguntado alguna vez estos Masones qué diablos están haciendo ellos entonces en una Escuela Iniciática de Misterios, cuya única "dialéctica" es precisamente EL SIMBOLISMO? Jamás podrán preguntárselo a sí mismos, porque sencillamente lo ignoran por completo.
Otro tipo más corriente es el "moralista" y el "patriotero", y el que cree firmemente que la Masonería debe actuar como los partidos políticos o como
"las Hermanitas de los Pobres". Pero estos, como los anteriormente citados, tampoco han atinado a preguntarse si para desarrollar tales actividades es necesario Iniciarse en la Masonería.

Por último, hay otro tipo o grupo más híbrido, compuesto por "ocultistas", "santeros", "espiritistas", "místicos", "rosa-cruces"(!), "teosofístas", etcétera, etcétera, cada uno de los cuales utiliza a la Logia Masónica como un frente de acción proselitista, o donde puede dar pruebas de sus "conocimientos" a los masones ignorantes, por lo que suelen convertirse en "charlistas de oficio". Ahora bien, ¿qué hacen esos "invasores" en la Masonería, pues si ya de hecho practican sus propias creencias? ¿Con qué objeto se Iniciaron en la Masonería donde permanecen en estado anfibio que no les permite ser a cabalidad ni una cosa ni la otra?
Pero todo no es tan malo como aparenta: hay igualmente el tipo de Masón que podríamos denominar "bonachón". Se trata de Hermanos honestos, de conducta sana y propósitos muy fraternales, cumplidor de sus deberes de asistencia, pagos, etcétera, que van a las Tenidas, no precisamente como van las viejitas a Misa y a rezar el Rosario, más por habito que por convicción, sino que efectivamente, como ellos mismos lo expresan: "se sienten muy bien" asistiendo a Tenidas, Iniciaciones, etcétera, pero sin que jamás se hayan preocupado por estudiar, inquirir, aprender cuanto es necesario para poder considerarse un Masón consciente de lo que tiene entre manos. Son, en fin, los que el QH Edouard Plantagenet denomina como "los sembradores de cenizas...".

Todos esos diferentes tipos de Masones que hemos descrito a grandes rasgos, constituyen indudablemente el prototipo de "Masones a contrapelo", porque sépanlo o no, créanlo o no, son solidariamente responsables de la tremenda decadencia que viene carcomiendo a la Masonería Especulativa desde hace más de tres siglos; situación totalmente irregular desde el punto de vista Iniciático, que ha sido la causa de tantos cismas, secesiones y divergencias que se han venido manifestando ya por siglos en la Masonería que se aleja de su Genuino y Raigal contenido INICIÁTICO TRADICIONAL. Es obvio que la mayoría de tales individuos no están CUALIFICADOS para recibir ningún tipo de INICIACIÓN, vale decir, no son "piedras de calidad" que puedan ser facetadas y de ese modo alcanzar las posibilidades de Realización Espiritual anheladas... No cualifican como "materia prima" que garantice al menos la posibilidad de recibir aunque sólo sea una Iniciación
VIRTUAL, lo que ya es algo, y que podría llegar a convertirse en Iniciación REAL y efectiva más adelante.

Una de las principales causas de la degeneración CUALITATIVA que ha venido sufriendo la Masonería Ordinaria es la admisión indiscriminada de elementos no cualificados; degeneración que si se generaliza, como luce a todas vistas, conducirá fatalmente a la completa ruina de la Orden, o por lo menos, puede llegar a convertirla en un vestigio degenerado de lo que debía ser: una genuina ÉLITE ESPIRITUAL, como lo fue en los tiempos gloriosos. Ahora bien, ¿qué clase de Masones son los que determinan si un profano reúne o no las cualificaciones o aptitudes para recibir merecidamente la Iniciación? Si se trata de masones a contrapelo, es obvio que "medirán" las aptitudes de los profanos basados en sus propios criterios, por lo cual estaremos girando dentro de un círculo vicioso.


Por otra parte, si el candidato una vez Iniciado no cambia de manera de pensar, y por lo tanto no es capaz de mejorar sus percepciones y cambiar de actitud y de comportamiento, significa que no ha logrado convertirse en NEÓFITO: no ha "nacido de nuevo" y por lo tanto permanece siendo un profano vestido de Masón, o lo que es lo mismo: no reúne las cualificaciones imprescindibles para ser considerado un "iniciable".

En todo caso ¿cómo puede alguien juzgar aquello que desconoce? ¿Cómo conocer y distinguir los detalles cuando se carece de la necesaria visión de conjunto? ¿Cómo establecer las diferencias que separan los conceptos de lo Sagrado y lo Profano? ¿Cómo poner en obra una sensibilidad que es indispensable para el estudio cabal del Simbolismo y poder percibir los pensamientos profundos que de ello se desprende? Sencillamente se requiere de una AFINIDAD ESPIRITUAL que propicia la interpretación Esotérica de lo que constituye el "Lenguaje sin Palabras" de la Verdadera y Real Masonería de Tradición, y que es lo que permite al Masón de Corazón una verdadera exaltación espiritual. ¿Cómo entonces puede lograr tal objetivo quien carece por completo del sentimiento íntimo de afinidad e identificación con el Simbolismo? Es por tal defecto que quienes abordan el Simbolismo como profanos, y lo interpretan " a su manera" o literalmente, se quedan con la "letra muerta" y permanecen siendo profanos, no importa cuantos grados haya logrado escalar sin merecerlos. Pero hay muchos que van más allá de la insensatez: son los que desprecian el Simbolismo y denigran de él, porque son los más encarnizados negadores de la Enseñanza Iniciática y su Esoterismo. Cuando se convierten en mayoría, sintomáticamente la Logia a la que pertenecen ve mermado grandemente su nivel cultural y espiritual, y consecuentemente todo se ve reducido a una nivelación por lo bajo, produciéndose una "masonería" sui-géneris, sin orden, sin Ciencia y sin Razón, como diría el Q:.H:. Des Etangs, o como hemos denominado: una "masonería a contrapelo" que bordea los límites del cretinismo. Pero lo peor de todo es la DISCRECIOLALIDAD que generalmente se practica en ese tipo de Logias sin tomar nunca en cuenta la autorizada opinión de los que saben y que se esmeran en mantener la Tradición y la Ortodoxia. Son esos Masones los que sin tener la menor idea de lo que es REGULAR y TRADICIONAL, deforman los Rituales a su antojo y a pesar de su tan cacareado "culto a la razón" actúan con la más silvestre irracionalidad y evaden toda posible crítica constructiva o escrutinio, porque los desenmascararía a las primeras escaramuzas...

LA POSIBILIDAD DE UNA REGENERACIÓN

La única posibilidad de una deseable REGENERACIÓN y RECONSTRUCCIÓN de la Masonería Moderna o Especulativa, supone la necesaria escogencia de un núcleo minoritario cualitativo, a fin de constituir una verdadera "élite" fuertemente consolidada que permita agrupar el mejor grupo humano posible y cuyos conocimientos Iniciáticos Tradicionales los constituya de hecho en Instructores, que a la manera de un "fermento", como la levadura en el pan, sea capaz de levantar la masa amorfa, transformar su mentalidad e imprimirle una dirección reconstructora que no puede ser otra cosa que el retorno a la verdadera Tradición Iniciática. Tal es la condición fundamental de la posible transformación y regeneración de la Masonería ordinaria en nuestros días.

Ni qué decir tiene que ese núcleo escogido debe representar a todas luces el contra-discurso de la Masonería ordinaria, pues se trata de un verdadero RETO para alcanzar un CAMBIO RADICAL que debe ser llevado a cabo por una selecta minoría que posea la AUTORIDAD que da el Conocimiento de la prístina Tradición INICIÁTICA, ya que es únicamente mediante el Conocimiento que puede darse inicio a una revisión a fondo de todo cuanto ha sido deformado, como hoy bien puede comprobarse al ponderar los poquísimos vestigios que aún quedan después del "naufragio".

Ese núcleo escogido no necesita asumir la pretensión de ser los "defensores de La Verdad", pues ésta se impone siempre por sí misma, tarde o temprano; lo que ese núcleo tratará de hacer será simplemente seguir La VÍA que La Verdad señala, lo demás es "hacer Camino al andar...".

Ahora bien, esa ÉLITE ESPIRITUAL que ya existe, no se ha producido por una elección a capricho, sino que es y debe ser el resultado de la toma de consciencia de que se poseen las cualificaciones y aptitudes imprescindibles para formar filas en tan reducido pero eficiente grupo que responsablemente ha respondido al llamado de la Vocación Iniciática y que por lo tanto aspira a formar parte de esa "levadura humana" que habrá de llevar sobre sus hombros la responsabilidad de elevar la calidad de la Masonería con profundo respeto a la libertad de consciencia, pero de frente y sin temores contra viento y marea, haciendo propio el pensamiento del IlH ARTIGAS: "CON LIBERTAD, NI OFENDO NI TEMO...".

¿Quienes pueden ser candidatos para formar parte de ese Grupo Minoritario de RENOVACIÓN MASÓNICA? Es indudable que están excluidos de facto los masones a contrapelo, los "bueyes cansados" y los "comodones". En cambio contamos con la NUEVA GENERACIÓN MASÓNICA, esa Juventud emergente que ya está dando pruebas de su preparación, de su disposición de ánimo, de solidaridad y sobre todo de ENTUSIASMO, ya que sin el fuego vivificante de la pasión por los Ideales nada se puede lograr1. Por eso, la PASIÓN es la enemiga implacable de la INERCIA, de la indiferencia, de la tibieza y de la flojera endémica que hace permanecer de brazos cruzados y hasta de rodillas muchas veces, a quienes la padecen, como si se tratara de una camisa de fuerza.

Sello de la NUEVA GENERACIÓN MASÓNICA

Esa Generación de Relevo se ha venido preparando con esmero y dedicación, a plena consciencia de lo que ella significa para el futuro de la Masonería Venezolana y su proyección en otros Orientes Latinoamericanos. Por cuanto hemos tomado parte en la adecuada formación de muchos de esos jóvenes Hermanos, podemos afirmar con toda certeza que ellos constituyen la más preciada reserva que un conjunto humano de selección puede ofrecer para llevar a cabo el proceso de RENOVACIÓN MASÓNICA, que saque del atolladero actual a la Masonería Especulativa, de la cual hoy sólo resta "el pabilo que harnea" o "el asno cargando las reliquias" como infeliz resultado de tanta ignorancia y bellaquería. Será gracias a la positiva acción de esa Nueva Generación Masónica, que el asno que porta las reliquias pueda llegar a convertirse en algo tan sorprendente como "El Asno de Apuleyo", que al comerse una guirnalda de Rosas salpicadas con el Rocío de la Aurora, RE-nació como LUCIO, rompiendo así el hechizo de la Maga y Cortesana HYPATA; porque en medio de tantos infortunios, supo Invocar en profundo recogimiento a la Diosa "ISIS", personificación de 1a Luz Reflejada, la GRAN MADRE de todas las cosas, la Diosa que responde a su llamado en Oráculo Onírico, le impartió las debidas órdenes a Lucio, quien supo obedecer sin titubear y devoró las Rosas que en forma de Guirnalda o Corona adornaban el SISTRO que el Gran Sacerdote de Isis sostenía con la mano derecha, alcanzando así la "Segunda Metamorfosis", verdadera Resurrección interior que da el acceso al Conocimiento Trascendente que restituye al Iniciado a su Estado Primordial.

Estamos seguros de que la Diosa ISIS hará sonar muy pronto El SISTRO que ha de acabar con tanta descomposición y mediocridad inexcusables, con tantas incongruencias y disparates vertidos en Rituales intervenidos por reformadores ignorantes y con propósitos definidos; verdaderos profanadores que minaron con tantas supresiones los Fundamentos Tradicionales de la Verdadera y Real Masonería, la Institución más pura y legítima que constituye con legítimo orgullo la VÍA INICIÁTICA de Occidente.
La acción y efecto por contraste de los dos tipos de Masonería que hemos bosquejado representan sin lugar a dudas dos procesos radicalmente diferentes en el devenir histórico de la Orden, que podemos dividir en dos vertientes: el aspecto CATABÓLICO representado por los Masones a contrapelo, y el aspecto ANABÓLICO representado por los Masones de Tradición, conscientes de su condición de INICIADOS. Por consiguiente, son éstos últimos los que pueden y deben RECTIFICAR LOS ERRORES que los primeros han cometido al darle la espalda a la Genuina Tradición Iniciática, abandonando de tal modo la ACCIÓN CONSTRUCTIVA que originó la decadencia progresiva que ha venido destruyendo a la Masonería Especulativa en forma progresiva y asoladora, en la que hoy sólo restan algunos Símbolos que casi nadie comprende, porque todo está vacío de substancia, de Sabiduría Iniciática y de Ortodoxia. Sólo quedan las ruinas o desechos. Si esos Masones a contrapelo tuvieran al menos un vestigio de sensatez y de cordura, podrían llegar a darse cuenta de que quienes logran mejorar cualitativamente y pueden por ello volver a levantarse de su decadencia, son precisamente quienes toman consciencia de su situación; sin embargo, su ceguera es de tal magnitud que no les permite escudarse en la serenidad y la ponderación. Lo que además resulta tragicómico es que presumen a rabiar de "racionalistas". ¿Puede haber mayor desvarío e incongruencia? Es que la insensatez desarma la crítica, por eso, el "cartesianismo" se les cae hasta los talones y se torna en trapacería; son víctimas de su propio engaño que los priva hasta de una simple aspiración "razonada". Aquí es donde aparece claramente la gran diferencia entre una mayoría que ignora su propia razón de ser y el verdadero fundamento de sus Principios, en contraste con la parte minoritaria, la élite pensante, estudiosa, consciente de su origen y Tradición y poseedora de una Alta Cultura Espiritual. Un simple problema entre CANTIDAD y CALIDAD, entre un rol PASIVO y otro ACTIVO, entre el ERROR y el ACIERTO, entre lo PROFANO y lo SAGRADO.

Lo que más importa de todo este desorden es DARSE CUENTA CABAL de los errores y las faltas que una mayoría ha venido cometiendo desde hace ya varios siglos, y en consecuencia proceder a "descombrar" de todo cuanto es dañino y ajeno a la Masonería de Tradición, y trabajar con ahínco para que el Orden vuelva a tomar un nuevo impulso, pues si es lamentablemente cierto que existen muchos Masones a contrapelo, también es rigurosamente cierto que hay Masones de convicción, realmente preocupados por la reforma y renovación plena de la Masonería; que están laborando con fervoroso ahínco para que el próximo Milenio sea una verdadera Aurora en el resurgir de la Masonería Iniciática de Tradición, y entre esas filas de Electos conscientes de su DEBER se cuenta la Juventud que conforma la NUEVA GENERACIÓN MASÓNICA que ya ha dado sus primeros Pasos de Aprendiz3, pero que aspira a proseguir, sin desviaciones, a sobrepasar todo cuanto sea necesario para lograr sus encomiables fines. Nada debe importarnos el hecho de que hoy constituimos una minoría, ni que haya "ladridos" a nuestro alrededor. Recordemos el antiguo refrán castellano que dice: “¿Ladran? ¡Luego cabalgamos...!”

¡Adelante, pues, Caballeros del Ideal Masónico...! Firmemente montados sobre corceles indómitos, mantengamos las riendas en nuestras manos y afinquemos las espuelas cuando haga falta para lograr el comportamiento adecuado de la montura hasta alcanzar los encomiables fines de todo Caballero: saber actuar en situaciones diversas con aptitud y serenidad, en conformidad con la grandeza del Alma y escuchando siempre a la Voz Silenciosa del "Maestro Interior".

Si en este empeño hay quienes se quieran sumar a nosotros y nos demuestran sus cualificaciones, BIENVENIDOS. En cuanto a los indiferentes, los Masones a contrapelo y los que se han fabricado una Masonería a su gusto, que sigan disfrutando de ella, pues cada quien es dueño de su gusto y parecer, decisión y conducta. Respetamos su criterio. Pero eso sí: EXIGIMOS el debido respeto a nuestra propia certidumbre, la cual hemos "cincelado" a base de estudio, abrevando en la Fuente Madre del Conocimiento de nuestra propia Tradición Iniciática. Tradición que puede compararse a un Río cuyas aguas son tanto más prístinas y puras cuanto más cercanas a la fuente; mientras que las aguas que son mezcla de afluentes extraños y diversos que se van incorporando a lo largo del curso del Río, van perdiendo su pureza original, especialmente cuando, como en el caso que nos ocupa, terminan por salirse de su Cauce Original, por lo que terminan por convertirse en cenagosos pantanos y tremedales...

En el terreno de las justas proporciones, un Masón de convicción, y por lo tanto, un Masón DE CORAZÓN, vale muchísimo más que una Legión de Masones a contrapelo. El hecho de que ciertos individuos, después de haber sido Iniciados en la Masonería permanecen siendo PROFANOS, sólo indica a las claras que no reúnen las CUALIFICACIONES necesarias para merecerlo; por lo cual, son “piedra arenisca”, inadecuada e imperfectible. Ese tipo de profano es el que más daño le ha inferido a La Masonería Especulativa porque representa un factor de descomposición permanente y por su naturaleza inadecuada jamás podrá ser convertido en verdadero Masón, pues su incapacidad perceptiva estará en conflicto permanente con el aspecto Iniciático y trascendente de la Verdadera Masonería de Tradición.

Totalmente diferente y opuesto es el caso de quienes sí califican como candidatos a la Iniciación, los que desde el mismo comienzo de su entrada a la Orden dan muestras evidentes de sus cualidades de INICIABLE. Ellos son la más valiosa reserva humana que puede garantizar la permanencia sin variantes ni deformaciones de nuestra Augusta Institución. A esos pocos pero valiosos Masones por convicción, les tendemos la mano fraterna con nuestro decidido respaldo; los alentamos a persistir con entusiasmo en sus nobles Ideales, y les ofrecemos los Conocimientos acumulados que con tanto amor y esfuerzo este viejo Masón ha logrado atesorar como su más preciada riqueza. Estamos plenamente seguros de que con Minorías Selectas como las que hoy están surgiendo en nuestro horizonte Masónico, la Masonería Venezolana resurgirá de sus cenizas como el Ave Fénix, y puede llegar a convertirse en un verdadero CENTRO IRRADIANTE de la más Alta Cultura Espiritual y Modelo digno de emulación y de respeto. El futuro cercano confirmará cuanto hoy afirmo.

Mis QQHH continuemos sin descanso la Gran Obra de REVERTIR el desastroso curso de la Masonería a contrapelo. Cedamos el paso a la NUEVA GENERACIÓN MASÓNICA hoy dignamente representada por el Grupo que ha dado inicio a este movimiento renovador, que ya da muestras evidentes de sus conocimientos, de su progreso y entusiasmo por retornar a LO RAIGAL, a Las Fuentes Prístinas de nuestra más pura Tradición Iniciática. Abrámosle Vía a una genuina RECTIFICACIÓN REGENERADORA y TRANSFORMANTE que nos devuelva a la MASONERÍA ETERNA, es decir, todo lo contrario del revoltijo de paparruchas al que ha sido reducida por los Masones a contrapelo. Ese Grupo escogido de Jóvenes Masones que esta noche nos honra con su presencia, merece todo nuestro apoyo y aliento; acojámoslo con nuestro Triple Abrazo Fraternal y una Triple Batde Jubcomo "sello" de nuestro irrenunciable compromiso con su firme propósito de alcanzar la Reconstrucción de la Masonería en nuestro país.
Fermín Vale Amesti
(Albanashar Al-Wâli)
P:.G:.M:.33º
Or:.de Caracas, 16 de Junio de 1997 E:.V:.
Trabajo leído en la Ten:.del 16-6-97 en la RespLog "DE MOLAY" Nº119.-

Recopilación y Transcripción  por:
TETRAMORPHOS
M:.M:. Instructor Monitorial C.I.D.E.T.